Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

Análisis de Parsons. Segunda Parte

Usted está en: Inicio > Blog > Análisis de Parsons. Segunda Parte
Número de visitas: 799
Análisis de Parsons. Segunda Parte

Las escuela  impulsa actividades encaminadas a crear ambientes de convivencia, esparcimiento y solidaridad, esta es la segunda parte del Análisis de Parsons.

La insistencia en las actitudes, en los valores, trata sobre todo de desvalorizar o desalojar la instrucción en que se basa la oportunidad de alcanzar un pensamiento autónomo. Distintas expresiones, como educar para la vida, representan el empeño por desplazar a las disciplinas científicas (en el más amplio sentido de la palabra) en beneficio de experiencias cotidianas, como rellenar la declaración de la renta.

Las reglas de la calle se han adueñado sobre todo de los pasillos, y a menudo de las aulas, de los institutos de secundaria: las conductas violentas son amparadas en la práctica por la normativa y por los distintos ‘defensores de los menores’. La causa más frecuente de aborrecimiento de las aulas por los alumnos es la indefensión frente a los abusos de algunos de sus compañeros; al tiempo se está extendiendo la violencia de los hijos hacia los padres. 

Las funciones analizadas considera el control y la evaluación como sus campos específicos que permiten garantizar los derechos del niño a una educación de calidad y mejorar la calidad educativa del sistema. Considera la supervisión como puente entre la Administración y el centro docente basando en su correcto y ágil funcionamiento la adecuación rápida del sistema a los requerimientos de la sociedad.

La creación de cultura es inherente a la acti­vi­dad de los grupos humanos, desde los países hasta las familias, todos nos encontramos insertos en ella; a modo de cajas chinas, la cultura modela las relaciones entre sus miem­bros, crea sen­ti­dos de per­te­nen­cia y esta­blece orien­ta­cio­nes para el actuar en con­so­nan­cia con sus principios.

Las Escue­las, como gru­pos huma­nos ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos con fines espe­cí­fi­cos, son crea­do­ras de cul­tura en la medida en que cons­ti­tu­yen hori­zon­tes de sig­ni­fi­cado para sus miem­bros y son espa­cios para la inter­re­la­ción. Cada cole­gio tiene su pro­pia cul­tura esco­lar y forma parte de la cul­tura esco­lar de un país, un con­ti­nente y final­mente del pla­neta. Esta puede con­ce­birse como una suerte de sello que se va trans­mi­tiendo de gene­ra­ción en gene­ra­ción pero que, sin embargo, tam­bién se va recons­tru­yendo y re articulando a medida que tran­si­tan dichas gene­ra­cio­nes, ya que son los pro­pios seres huma­nos los que crean y se ven afec­ta­dos por la cultura.

El aula de clase es descrita y vivida por muchos como un espacio jerarquizado y regulado en el que se evidencian estructuras de-poder que determinan, por tanto, la dinámica de las relaciones psicosociales de los allí involucrados: Los procesos pedagógicos que en ella se dan están prescritos por formas particulares de relación, en la que los roles están determinados desde un imaginario que remite a reconocer como válido solo una clase de conocimiento; el académico, solo un tipo de orden; el institucional, solo una forma de escuela; la que no acepta diferencias y un solo un tipo de maestro, el transmisor de conocimientos.

Indudablemente el aula es algo más que el espacio en el que solo se transmiten ideas o pautas de comportamiento, los procesos de socialización se producen en ella ocurren como consecuencia de las prácticas sociales, de las interacciones que se establecen y desarrollan en ese grupo social.  No solo es producto del currículo formal sino de lo que se da en cada uno de los momentos en la escuela en los que los procesos de reproducción no se dan de forma lineal ni pasiva.

Los componentes cognitivos de la instrucción no pueden separarse de los morales y la diferenciación gradual será consecuencia de los resultados académicos. Este proceso lleva a una jerarquía académica a partir de las calificaciones y constituye un criterio clave para la asignación de estatus futuros en la sociedad. El hecho de que el profesorado en primaria sea mayoritariamente femenino implica que la profesora compagina el rol de madre con el de profesora, complementando de este modo los aspectos cognitivos con los emocionales. Sin embargo, privilegiará el aspecto cognitivo, dado que su papel consiste en legitimar la diferenciación de sus alumnos a partir de su éxito académico.

Una pieza clave en el desarrollo de los centro escolares son los profesores, ellos son el motor de las propuestas pedagógicas, que día a día se van plasmando en las aulas, desencadenadas a través de propuestas individuales o colectivas, después de la reflexión, el diálogo y la cooperación entre los grupos de profesores. La figura del profesor autosuficiente y poli científico se va desplazando por otra que responde al trabajo cooperativo y la interdisciplinariedad. Cada vez se pone más de manifiesto desde las Administraciones educativas y desde los propios centros este carácter de trabajo en grupo con la existencia de proyectos comunes.

Una de las modalidades más tradicionales es el sistema de rotación de docentes, que consiste en que un profesor se adscribe a un nivel determinado y cada año va pasando con sus alumnos al nivel inmediatamente superior, para una vez alcanzado el último nivel volver al primero tomando de nuevo un grupo de alumnos.

¿Piensas que el rol del maestro ha cambiado en la actualidad? Comparte con nosotros tu opinión.

CUED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...