Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

El estrés: signo de la vida moderna

Usted está en: Inicio > Blog > El estrés: signo de la vida moderna
Número de visitas: 1359
El estrés: signo de la vida moderna

Es parte de nuestro argot cotidiano, es una sensación tan conocida como casi imposible de cuantificar por un lego. Puede ir desde la sensación de incomodidad hasta la frustración y la rabia, es capaz de disminuir las defensas del organismo, alterar el ritmo cardiaco, causar dolor lumbar, cefalea, en fin. Sin embargo parece que en los últimos dos siglos hemos hecho hasta lo imposible para vivir en el estrés.

Según Walther Cannon (1926) el estrés es un estado de enfermedad producido por factores externos al individuo que perturban su homeostasis¹.

La historia del estrés

En los años 30 Hans Selye planteó al estrés como una mala adaptación del organismo ante un estímulo externo o interno. Selye desarrollo la idea del síndrome de adaptación general (SAG)² después conocido como el síndrome del estrés. Selye planteaba que todos los organismos tienen un mecanismo para lidiar con la disrupción de su homeostasis y buscarán volver a él.

El mecanismo que Selyer planteó constaba de una primera etapa, la “alarma” que indicaba al organismo que “algo” estaba mal y le brindaba la opción de huir o defenderse. Si el organismo se mantenía inmóvil después de la alarma la siguiente fase es la resistencia, de manera que se regresara al homeostasis, si aun así el estado de alerta se mantenía, la última fase es el agotamiento. Selyer sugirió que vivir en un estado de permanente SAG envejece y enferma al organismo.

Selyer establecía al agente causante del estrés como un factor externo, un estímulo que dispara una respuesta mecánica del organismo y la constante “alteración” como el factor interno del desequilibrio del organismo. Si bien Selyer nunca fue tan audaz como para sugerir que este era el punto de origen de numerosas enfermedades “autoinmunes”, sus sucesores sí.

El trabajo de Hans Selye, un científico metódico y preciso sentó el basamento para la construcción de teorías como el síndrome de estrés postraumático, estrés laboral, etc. Para finales de los años 50 el término se popularizó y se empezó a tomar al estrés más en serio.

Durante los años 60 psicologós de distintas universidades diseñaron constructos y experimentos para cuantificar el estrés de la vida moderna. Se puede afirmar que la mayoría de estos experimentos arrojaron indicios pero no datos concluyentes. La investigación llegó a callejones sin salida finalmente fue desestimada.

Una década más tarde Estados Unidos terminaba con casi una década de guerra en Vietnam, los veteranos de guerra, algunos con secuelas físicas y otros con secuelas mentales habían vivido de cerca los horrores de la guerra y regresaban a insertarse en un mundo que ya no conocían y que no los comprendía. Surgen los primeros estudios sobre el síndrome de estrés postraumático³.

Para finales de los años 80 el énfasis de la investigación sobre el estrés se orientó al campo laboral, el reto consistía en medir el estrés según el tipo de empleo, las condiciones laborales, el ambiente de trabajo, la proximidad con compañeros, etc. En la Universidad de Trier el Dr. Clemens Kirshbaum y su equipo se dieron a la tarea de crear un constructo para medir el estrés social. El estrés de la vida cotidiana y el más común en su tipo.

Los experimentos de Kirshbaum llevaron al desarrollo de la prueba de estrés social de Trier (TSST), una prueba que emplearía distintos procedimientos para inducir al estrés de una persona que van desde la resolución de pequeños problemas de aritmética, hablar en público, la anticipación de eventos, etc. El uso de biomarcadores posibilitó la medición del estrés que las pruebas generaron en los sujetos de estudio.

En consecuencia a la publicación de resultados en 1993 en el Neuropsychobiology Journal, aparecieron toda clase de curas “milagrosas” para el estrés. Lo que Kirshbaum y se equipo descubrieron fue que las actividades más simples bajo condiciones de presión de tiempo, observación participante o aumento en las expectativas generan estrés. Lo que tristemente significa que nuestra vida moderna es el perfecto caldo de cultivo para generar toda clase de estrés.

En un estudio independiente de la Universidad de California (1998), se descubrió que las personas se preocupan en distinta medida por distintos temas de acuerdo a su edad cronológica. Mientras que los adolescentes se preocupan por su apariencia, la escuela y sus relaciones de amistad, los jóvenes adultos se preocupan por dinero, su apariencia y sus relaciones de pareja; los adultos “maduros” se preocupan por dinero, su carrera, su vida social y su familia; finalmente los adultos mayores se preocupan por su salud, su familia y dinero.

Sin embargo el estudio de la Universidad de California sólo consideró las “grandes” preocupaciones, no nuestras pequeñas preocupaciones, llegar a tiempo al trabajo, comer bien, hacer ejercicio, caer bien, en fin. Se estima que hombres y mujeres en ambientes citadinos viven entre 5 y 30 situaciones de “micro-estrés” en cualquier día. ¿alguna conexión con nuestro estilo de vida?

Se ha demostrado que existe una correlación entre el padecimiento de estrés y la disminución en la producción de glóbulos blancos de un organismo sano. Más allá el estado prolongado de estrés disminuye la creación de la hormona del crecimiento, que explica porque una persona con una vida llena de estrés por tiempos prolongados experimenta un envejecimiento prematuro.

El estado de estrés constante se denomina Crónico y es más probable que se presente en la forma de manifestaciones externas que van desde ataques de pánico, asma, aumento de presión sanguínea, ansiedad general y depresión. En casos extremos puede haber afectaciones al corazón, sistema regulatorio y/o digestivo.

Spin doctor

En los últimos años se diferenció al estrés en positivo (eustress) y negativo (distress), afirmando que el primero ayudaba al desarrollo de las personas y a mantener motivado y en el camino a los trabajadores, el segundo, genera todas las reacciones adversas descritas en líneas anteriores.

Conclusión

El estrés es un fenómeno real, no es un concepto que se imaginó nadie para expresar su estado de ánimo. El estrés es el producto de vivir con demasiada presión, ya sea de tiempo o de resultados, genera reacciones físicas y puede ocasionar enfermedades si no se aprende a vivir con él.

Practicar un deporte, realizar actividades con otras personas al aire libre, romper con la rutina ayuda a lidiar con el estrés. El estrés se acumula y es necesario tener un “outlet” saludable para él. Las reuniones con amigos y familia, las vacaciones, hacer lo que nos gusta, nos renueva y posibilita para seguir en nuestra “vida de locos”.

Los seres humanos no estamos diseñados para trabajar en espacios cerrados o vivir en ciudades sobrepobladas lidiando con tráfico, preocupaciones de dinero, belleza, pareja, etc. Todas han sido construcciones de nuestra vida moderna y volver a lo básico, procurar ser feliz es, quizá, el único camino.

Por Gerardo Eugenio Alvarado Hierro / Centro Universitario de Educación a Distancia A.C. / www.cued.mx

Notas

¹Walther B. Cannon (1932) ”…tendencia general de todo organismo al establecimiento de un equilibrio interno…”, El equilibrio alcanzado por un sujeto entre necesidad y satisfacción.

²Hans Selyer (1936), British Journal of Nature, General adaptation syndrome, “…proceso de de confrontación de un agente nocivo…”, Desequilibrio del homeostasis del sujeto.

³ Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD), Trastorno psíquico que afecta a las personas que han vivido un episodio traumático en su vida, se manifiesta en terrores nocturnos, episodios subpsicóticos, manifestaciones de ira, etc. La condición puede permanecer latente durante un periodo prolongado de tiempo, ya que los “desencadenadores” son distintos para cada persona, esencialmente se trata de “flashbacks” o retrospecciones que hacen que el sujeto “vuelva a vivir” el incidente, a menudo es acompañado de dolor somático y manifestaciones físicas.

soporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...