Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

El proceso de asesoría

Usted está en: Inicio > Blog > El proceso de asesoría
Número de visitas: 710
El proceso de asesoría

El proceso de la asesoría

Por Sarai Arellano Herrera

Alumna del segundo tetramestre de la Maestría en Educación del Centro Universitario de Educación a Distancia, A.C.

Introducción

El papel del educador trasciende al ámbito educativo y a menudo abarca aspectos intrincados de las vidas personales de sus pupilos, los profesores del silgo XXI deberán estar a la altura del reto de fungir no sólo como una fuente de conocimiento, sino como un paragón de decencia, un ejemplo de vida y, en algunos casos, como guía para la toma de decisiones de los niños, adolescentes y jóvenes adultos que pueblan sus clases. El asesor es una figura etérea y compleja que reúne la paciencia y la sabiduría del profesional de la educación con la sensibilidad y la templanza de un terapeuta. A menudo su rol le exige asumirse en los zapatos de sus alumnos y, sin tapujos, brindar ejemplo de vida y escuchar los conflictos de sus educandos de forma respetuosa y sin prejuicio, ser un asesor no es sinónimo de ser tutor (enfocado en el desempeño académico) ni ser consejero (enfocado en el aspecto emocional); el asesor es el puente entre ambos que encausa, con su ejemplo a sus alumnos a una mejor vida y a ser felices.

Ante todo para que qué exista una asesoría se debe contar con una persona que sea capaz de brindar confianza hacia el alumno, todo esto implica que se lleve a cabo una comunicación en la que no solamente el asesor tiene que participar si no ambas partes( profesor-alumno). La comunicación que se debe de generar dentro de la asesoría debe de ser clara, fluida y sobre todo implica saber escuchar. El ser claros nos lleva a no confundir al alumno, ya que muchas veces en lugar de ayudarlo empeoramos la situación porque no estamos dando a entender nuestro mensaje y al alumno le sobreviene un choque de ideas.

Ser fluidos conlleva a saber manejar la situación de una forma de darle una respuesta inmediata al alumno y finalmente hay que saber escuchar; no vamos lejos muchas personas saben hablar y hablar pero definitivamente muy pocas personas saben escuchar y es ahí donde radica un problema fundamental ya que el que  escucha se  tiene que  dar a la tarea de analizar cuidadosamente el mensaje que se le trata de transmitir ya que de ello dependerá que se le dé la asesoría como se debe. Hay que entablar una relación de rapport, hay que saber acercarse al alumno para trasmitirle la confianza de acercarse a nosotros y no alejarlo como se hace regularmente. El profesor-asesor tiene que observar el comportamiento del alumno de manera individual y grupal con el propósito de conocer cómo es su desenvolvimiento dentro del aula.

El profesor definitivamente es una gran influencia para el alumno, ya que determinadas actitudes por parte del catedrático determinara la relación que se desarrollara a lo largo del curso, por eso siempre hay que tener en claro y bien definidas nuestras actitudes para con él alumno. “La asesoría no está interesada en una reactivación del pasado, ni en aquella reducción total de la personalidad”. (Ayala, 1998).

Si el alumno observa que no se le presta atención, que no demostramos interés, va optar por dar la vuelta e irse. Actualmente se le está dando mucha importancia a la Asesoría ya que si miramos a tras la educación ha ido cambiando con el paso de los años, y se le está dando la oportunidad de incorporar a la Asesoría como una herramienta que nos puede dar mejores resultados para conocer las necesidades que no están siendo cubiertas y por las cuales el alumno no está satisfecho y así poder brindar una mejor calidad en la educación. Hay que hacer énfasis en los 7 errores que no hay que cometer: dar consejos, persuadir o convencer, no hay que volverlo un interrogatorio, dar solamente información, hacer advertencias, hacer de la asesoría una entrevista o una psicoterapia. No hay que caer en ellos ya que al hacerlo propiciamos que no se esté dando una asesoría y finalmente el discente optara por desertar.

La asesoría es una herramienta completa la cual puede proporcionar a la educación un mejor desarrollo para ofrecer calidad en la enseñanza, y así el alumno tiene la oportunidad de desarrollar todo su potencial ya que podrá despejar todas sus dudas e inquietudes y al lograr esto se puede decir que la asesoría cumplió con su propósito de preparar a los alumnos para que puedan tomar sus propias decisiones y ser productivos en la vida adulta.

REFERENCIAS:

Ayala F. (1998). La función del profesor como asesor. Editorial Trillas, México, ITESM Universidad Virtual.

Editor CUED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...