Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

Globalización y desigualdad educativa

Usted está en: Inicio > Blog > Globalización y desigualdad educativa
Número de visitas: 1648
Globalización y desigualdad educativa

Por

Claudia Vázquez Franco

( Alumna del primer tetramestre de la Maestría en Educación CUED)

Abstract

This paper presents a brief summary of recent research, that allow us to reflect, from an international and comparative perspective on how education influences inequality and how social facts are related both in turn. Manages the convergence hypothesis, which is refuted by empirical evidence, which allows comparison of international disparities in the long run and the Kuznets hypothesis on development theory.

Este trabajo  presenta una apretada síntesis de investigaciones recientes, que nos permitan reflexionar, desde una perspectiva internacional y comparada, sobre la forma en que la educación influye en la desigualdad y sobre cómo ambos hechos sociales se relacionan, a su vez.  Maneja la hipótesis de la convergencia, que es refutada por las evidencias empíricas, la cual permite comparar las disparidades internacionales en el largo plazo y la hipótesis de Kuznets sobre la teoría del desarrollo.

Globalización, México, educación, equidad

INTRODUCCIÓN

El proceso de globalización es un concepto que se puso de moda a principios del siglo XXI para dar cuenta de la creciente interdependencia de todas las naciones del planeta.

Los cambios generados por la globalización y por los nuevos patrones productivos obligan a formar recursos humanos capaces de participar en los nuevos modos de producir, trabajar y competir. La educación es un requisito tanto para que las personas puedan acceder a los beneficios del progreso como para que las economías estén en condiciones de garantizar un desarrollo sostenido, mediante una competitividad basada en el uso más intensivo del conocimiento.

La educación constituye el principal instrumento en los esfuerzos por reproducir desigualdades y la mejor vía para superar la reproducción intergeneracional de la pobreza; también es la base para repensar críticamente la realidad, idear  nuevos proyectos colectivos, aprender a vivir en un mundo multicultural y formar y ejercer la ciudadanía, en particular en la actual sociedad del conocimiento.

Las economías externas vinculadas a la educación y al conocimiento pueden, por sí solas, frenar toda tendencia a la convergencia en los niveles de productividad. El retraso tecnológico en los países subdesarrollados hace que tiendan a prevalecer el estancamiento y las divergencias sociales.

Globalización en México y sus problemáticas

De acuerdo con datos del informe social de América Latina, en 1996, el porcentaje de jóvenes mexicanos de entre 15 y 24 años, que no estudiaban ni trabajaban, era de 24% en las áreas urbanas y de 31% en las zonas rulares.

Un objetivo de la política educativa en México ha sido mejorar la equidad, para lo cual se ha expandido la cobertura de la educación básica, lo que ha permitido que grupos vulnerables como los indígenas, antes excluidos, tengan ahora acceso a mayores oportunidades de educarse. La investigación realizada arroja evidencias de que se han producido avances, pues tanto indígenas como no indígenas han experimentado un proceso de movilidad educativa intergeneracional ascendente.

No obstante, la evidencia empírica refleja también que, aun cuando las personas tienen mayores oportunidades de acceder a la escuela, no consideran que esto les haya permitido una mejora sustancial de sus condiciones de vida. Cuentan hoy con mayor educación, pero una importante proporción de ellos sigue viviendo en condiciones precarias. Antes había personas pobres, en  parte estaban en esa condición porque no habían podido ir a la escuela, hoy tenemos a personas que han tenido acceso a la educación básica, pero que continúan siendo pobres.[1]

Debido a la globalización, y a las políticas públicas incluyentes, se apoya a los países menos favorecidos, para  disminuir la brecha digital y favorecer así el desarrollo de los individuos para un mayor desempeño académico, humano, y social ante la inmersión de las TIC omnipresentes en la sociedad. La brecha digital se conceptualiza como las desigualdades entre aquellos que se benefician de la Tecnología y aquellos que no se identifican, por lo que surgen las diferencias de acceso, de calidad del acceso y el uso  (Razo, 2008)

En México la penetración de Internet en los hogares aun es menor que la computadora, a diferencia de los países de la OCDE en donde tienden a mejorar, y esto se debe al costo de banda ancha y el PIB per cápita.  La conectividad “el costo de la conexión de banda ancha fija de 1Mbps frecuentemente representa  menos del 1% del ingreso mensual por habitante, mientras que para muchos países de América Latina este costo representa entre 10% y 50% del ingreso mensual por habitante (CEPAL, 2010)

En México, el gobierno realizó inversiones en materia de telecomunicaciones, cómputo e informática con la finalidad de introducir las TIC en los diferentes niveles educativos. Políticas públicas que se establecieron en los Planes Nacionales de Desarrollo de cada gobierno. Es importante resaltar que las TIC y su inserción en la educación, tienen como ámbito clave los procesos de enseñanza y de aprendizaje ante un mundo globalizado y cambiante que les exige a los alumnos desarrollen funciones cognitivas avanzadas, tales como los procesos de identificación y solución de problemas, la capacidad de reflexión y la creatividad, así como la habilidad para distinguir los contenidos relevantes de los irrelevantes, la planificación y la investigación. Estas funciones son vitales en un mundo saturado de información (CEPAL, 2003). Sin embargo no es suficiente el que las TIC se integren a la escuela, es prioritario que sean un medio de apoyo y no un fin, un recurso al servicio de los procesos de enseñanza y aprendizaje, no supeditar la educación a la tecnología. [2]

Rezagos de la educación en la era global

En América Latina la calidad de la educación está muy segmentada, en perjuicio de los estudiantes pertenecientes a hogares de bajos ingresos. En 1994, el rendimiento promedio de los alumnos de cuarto año de enseñanza básica, en el área de lenguaje, era de 71.9 puntos (en una escala con un máximo de 100) en el estado alto; de 58.4 en el medio; y de 47.9 en el bajo; en matemáticas los promedios alcanzaron 59, 49.8 y 43.8, respectivamente. Los rendimientos de los alumnos de educación privada, en general de alto costo, son mejores en matemáticas y lenguaje que los de los niños que estudian en establecimientos públicos. Las diferencias en la calidad del aprendizaje en las áreas de lectoescritura, matemáticas y ciencias también ilustran el rezago de los alumnos latinoamericanos en comparación con otros países industrializados. (Cepal, 2002).

La  creciente brecha entre el nivel de remuneración de los trabajadores calificados y no calificados, especialmente entre trabajadores con educación universitaria y sin ella, parece ser uno de los principales efectos que el proceso de liberalización económica ha tenido en América Latina.

Los factores que tradicionalmente influyen en la distribución del ingreso son el acceso a la educación y la distribución de activos.

De acuerdo a la Cepal (2002:308), la educación muestra un alto grado de estratificación que reproduce, en vez de corregir, las desigualdades en el ingreso. Esto, unido a los efectos que la educción tienen sobre las posibilidades de inserción laboral y de movilidad ascendente, explica en parte, la rigidez de la estructura social existente en la región

MÉTODOS Y MATERIALES

De acuerdo con el indicador de “esperanza de vida escolar” de la UNESCO, los esfuerzos realizados en América Latina por aumentar el nivel educativo de su población han sido insuficientes; dicho indicador se mantuvo en 10.2 años escolares entre 1980 y 1990 y se incrementó hasta 10.6 años en la primera mitad de los 90.

Este pequeñísimo incremento revela un rezago en el desarrollo del capital humano, porque entre 1980 y 1995 la esperanza de vida escolar aumentó 2.3 años en los países de la OCDE y 2.5  años en Corea.

RESULTADOS

En el plano internacional, la brecha educativa de América Latina respecto a las economías desarrolladas se ha ampliado. No obstante, hay algunos avances. La tasa de asistencia en educación primaria avanzó hasta alcanzar niveles superiores a 90%, pero siguen siendo bajas en la secundaria (70%) y en educación superior (26%).

Entre los grupos de ingreso, el cuartil más rico de la población presenta una mayor asistencia a la largo del ciclo educativo completo. En todos los países, la asistencia escolar en las áreas urbanas es mayor que en las rurales, con diferencias que aumentan según el nivel educativo.

La experiencia indica, por lo tanto, que los procesos tendientes a lograr la universalización de la educación básica han demostrado una gran dificultad en términos institucionales para cerrar las brechas que existen entre las zonas rulares y urbanas y entre los distintos grupos de ingreso.

La hipótesis de la convergencia, permite comparar las disparidades internacionales en el largo plazo.

En cambio la teoría del desarrollo, la llamada “hipótesis de Kuznets”,  La idea básica de su planteamiento es que, durante las primeras fases del desarrollo, hay una tendencia a la concentración del ingreso; esta tendencia continuaría hasta llegar a un punto de inflexión, en el que continúa el crecimiento económico, pero empieza a disminuir la desigualdad, por lo que, por lo que, en el largo plazo, el proceso de desarrollo tendría la forma de una U invertida. La consecuencia de esta idea puede ser nefasta. No obstante, de acuerdo con los estudios citados por Griffin e Ickowitz (1997), existe abundante evidencia de que la hipótesis de Kuznets no es correcta y que, inclusive, puede sostenerse que ocurre exactamente lo contrario. La evidencia reciente indica que no sólo la equidad y el crecimiento son compatibles sino que se refuerzan mutuamente.

Persson y Tabellini encuentran evidencia que les permite afirmar que existe una relación negativa entre la desigualdad del ingreso inicial y las tasas de crecimiento posterior. Alesina y Rodrik encuentran, por su parte, que la desigualdad en la distribución del ingreso está negativamente correlacionada, con el subsecuente crecimiento económico. George Clark realizó un estudio similar que permitió concluir que existe una relación negativa entre la desigualdad del ingreso y el crecimiento.

Las críticas de carácter metodológico hechas a los planteamientos anteriores llevan a Deininger y Squire a rexaminar la relación entre crecimiento y desigualdad, utilizando ahora observaciones de alta calidad que incluyen información para series de tiempo de cada país.

Esto es crucial, debido a que las pruebas de la hipótesis de Kuznets se hicieron en el pasado utilizado  datos transversales (sincrónicos), cuando de lo que se trata en realidad es de una relación longitudinal (diacrónica).

Similares resultados se obtienen cuando se analiza la distribución de la tierra. Utilizando un análisis de regresión, estos autores encuentran que la relación entre los grados iniciales de desigualdad en la distribución de la tierra y el subsecuente crecimiento económico es negativa, significativa y robusta.

DISCUSIÓN

Para alcanzar el objetivo de la universalidad hasta la secundaria completa, se requiere mantener un esfuerzo continuado, pero intensivo, a fin de eliminar estas brechas y acelerar así el paso hacia sistemas educativos que contribuyan a la equidad.

A pesar de la importancia otorgada a la educación en las políticas sociales, aún hay países en los que el estudiante promedio que hoy ingresa al sistema educativo no concluirá el ciclo básico que le permita escapar a la pobreza (12 años)

En América Latina sólo una parte de la población tiene acceso a la acumulación de capital humano, lo que permite a esta parte de la población utilizar eso como un recurso que le puede dar ventaja sobre el resto de personas sin educación, lo cual tiende a acentuar la desigualdad.

BIBLIOGRAFÍA

Mendoza, (2012) Las brechas digitales, y su impacto en la educación, Educar, México, Pp. 74-82

Rodríguez, Islas, (2012), Movilidad educativa intergeneracional de la población indígena y no indígena en México,  Educar, México, Pp. 59 -67

Germani, Gino, Política y sociedad en una época de transición. De la sociedad tradicional a la sociedad de masas, Editorial Paidós, Buenos Aires 1966

Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Globalización y desarrollo, Cepal, Brasilia, 2002

Griffin, Keith, y Amy Icrowitz, The Distribution of Wealth and the Pace of Development, United Nations Development Programme, New York, 1997

Tezanos, José Félix, La sociedad dividida, Estructuras de clases y desigualdades en las sociedades tecnológicas, Biblioteca Nueva, Madrid, 2001.

  


[1] Rodríguez, Islas, (2012), Movilidad educativa intergeneracional de la población indígena y no indígena en México,  Educar, México, Pp. 59 -67

[2]Mendoza, (2012) Las brechas digitales, y su impacto en la educación, Educar, México, Pp. 74-82

Editor CUED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...