Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

La Meritocracia

Usted está en: Inicio > Blog > La Meritocracia
Número de visitas: 1322
La Meritocracia

En una definición muy amplia, el concepto de meritocracia se refiere a aquellos sistemas políticos donde se accede a los cargos de poder, no por el nacimiento o la riqueza (o sea, según pautas de adscripción) sino por los méritos (pautas de realización).

En las sociedades industriales avanzadas, esos “méritos” se refieren en principio al desarrollo de la inteligencia y de los conocimientos, a las capacidades intelectivas evidenciadas y sancionadas por el sistema escolar, base indispensable (pero no suficiente) para tener acceso a la clase dirigente e iniciar luego un “cursus honorum” basado en el desempeño de cargos de creciente importancia, hasta donde lleguen las posibilidades evolutivas y la combinación de circunstancias de poder y de apoyos de cada uno.

El planteo meritocrático, necesariamente emparentado con la tecnoburocracia, ha merecido juicios favorables (ya que implica un justo reconocimiento de los méritos acumulados a partir de una base de igualdad de oportunidades) y juicios negativos (que niegan que sea real tal igualdad de oportunidades o hacen notar que de ese modo se produce una clase dirigente totalmente ajena a los valores y sentimientos del grueso de la población).

La meritocracia es el sistema adoptado cada vez más por las empresas para evaluar y otorgar premios y castigos a los empleados según su desempeño en el puesto de trabajo durante el año y no por otros factores que hoy son considerados no-eficientes como la antigüedad. La gestión del desempeño es un proceso importante que culmina con la evaluación, herramienta que requiere un perfeccionamiento permanente año tras año ya que involucra en gran parte la subjetividad del evaluador.

Para que la herramienta de evaluación del desempeño sea eficaz debe:

1) La evaluación debe estar bien diseñada
2) Los líderes del proceso deben estar bien entrenados
3) Se debe contar con mucha paciencia (en cualquier organización, un sistema meritocrático requiere entre 5 a 10 años para consolidarse).

Implementar un sistema de gestión del desempeño no es algo simple. Implica un cambio cultural, y es consecuencia de la planificación estratégica de la gestión de recursos humanos. Para el consultor, un sistema de gestión del desempeño, incluye un sistema de desarrollo profesional, una gestión de clima interno, un sistema de premios y castigos, un sistema dual de desempeño por objetivos y competencias comportamentales.

Mediante su formulación del concepto de igualdad compleja Walzer reivindica en Las esferas de la justicia la aspiración iluminista del imperio del mérito. Allí identifica a la meritocracia con la “justa distribución de puestos de trabajo”, ya que a su entender este ideal conlleva la carrera abierta a los talentos propugnada por el lema revolucionario francés.

Walzer define al cargo como cualquier posición hacia la cual la comunidad política, considerada como un todo, manifiesta interés y escoge a la persona que lo ocupa. Todo empleo para el que un certificado académico sea necesario es una clase de cargo. “No todos los puestos tienen por qué ser convertidos en cargos –admite-; por ejemplo, “los puestos representativos no son distribuidos por razones meritocráticas, o al menos no podrían ser evaluados mediante un sistema de exámenes”.

El mecanismo de selección del examen, implementado en el marco de una “justa igualdad de oportunidades”, constituye el parámetro para la distribución de algunas plazas de trabajo, pero no de todas. Mientras en las sociedades que Weber llamó patrimoniales no era necesario nombramiento alguno, ya que los puestos de la burocracia estatal eran heredados por los hijos del aristócrata como si formaran parte de su propiedad, en la modernidad el mercado es el principal regulador del sistema de cargos.

En principio, observa Walzer, los certificados de capacitación no están a la venta, aunque “tal vez sea la presión del mercado la que obligue a las instituciones que ofrecen empleos a exigir certificados de niveles cada vez más avanzados”. El proceso de selección académica, la capacitación y el examen no son simplemente normas de mercado –escribe-, y aunque hayan comenzado por implementarse en el ámbito profesional, recientemente se han extendido a otras esferas del mundo del trabajo. Tanto la filosofía como la práctica política tenderían, para bien de la justicia, hacia la reconceptualización de cada plaza de trabajo como un cargo.

Las ideas de mérito y de talento históricamente han remitido a diversas concepciones del ideal de igualdad.

Por  Julia María Blanco, alumna del Tercer Cuatrimestre de la Licenciatura en Educación del Centro Universitario de Educación a Distancia A.C.

Qué piensas… ¿Crees que la meritocracia se aplica en la actualidad? Comparte con nosotros tus comentarios, nos interesa tu opinión.

CUED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...