Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

La prostitución en México: un fenómeno evidente que nadie quiere ver…

Usted está en: Inicio > Blog > La prostitución en México: un fenómeno evidente que nadie quiere ver…
Número de visitas: 41708
La prostitución en México: un fenómeno evidente que nadie quiere ver…
prostitución en México

prostitución en México

La prostitución en México: un fenómeno evidente que nadie quiere ver…

En el último censo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (2010) se reveló que existían entre 143 mil y 862 mil trabajadoras sexuales en el país, ya hace más de cinco años desde el último censo y es seguro asumir que el número de personas involucradas en la prestación de servicios sexuales se ha incrementado desde entonces. La prostitución es un fenómeno que existe en México tolerado por las autoridades del estado, ignorado por la población y satanizado por algunos grupos.

La prostitución se define como el acuerdo que existe entre dos personas, independientemente de su género o preferencias sexuales, con la finalidad de llevar a cabo el acto sexual o coito excluyendo el factor afectivo o emocional a cambio de una retribución en dinero. La palabra, per se, prostitución involucra la exposición pública, el abandono, la deshonra, el corromperse por dinero y en México es un tema tabú.

Desde el punto de vista psicológico prostituirse es un abandono del ego y un acercamiento al autocastigo, es la supresión del sujeto y su facultad de elegir en función del cobro de una cuota. Sin embargo, existen distintas actividades económicas que causan insatisfacción a quien las realiza, comprometen sus valores, su confort e involucran la negación del ego al igual que la prostitución sólo que les denominamos: trabajo.

La prostitución en México existe, tolerada por las autoridades que asumen que quienes la ejercen lo hacen en un esquema forzado, que según Carmen Muñoz, fundadora de la casa Xochiquetzal, refugio para trabajadoras sexuales, representa aproximadamente el 35% de todas las trabajadoras sexuales en activo. Si bien existen supuestos legales que castigan la trata de personas y el lenocinio (explotación sexual de mujeres), la prostitución específicamente no es una conducta sancionada, ni un delito propiamente.

Más allá de un movimiento prohibiendo la prostitución y condenando a quienes la practican es necesario comprender algunas de las implicaciones del tema, primero es menester reconocer que el hecho de que México este entre los primeros lugares a nivel mundial en comercio sexual es un tema cultural y económico. Es cultural porque ya sea manejado con discreción o no, está presente en la realidad de un gran número de hombres y mujeres en México nadie sabe con certeza cuantas personas procuran los servicios de los y las sexoservidoras en los distintos estados de la república, como nadie tiene certeza de cuantos(as) sexo servidores(as) existen realmente.

Se trata al mismo tiempo de un tema económico, ya que, así como existen personas que ejercen la prostitución forzadas por terceros, también existen personas que la ejercen como una actividad económica más. Al igual que con temas impopulares como el consumo de drogas, carentes de políticas públicas, la prostitución es una actividad económica que genera ingresos mismos que no son grabados por el estado cuyas autoridades, simplemente, han optado por voltear al otro lado y fingir que nada pasa.

De vez en cuando la presión de grupos conservadores y feministas llegará a las autoridades, sobre todo en el distrito federal y se implementarán operativos en contra de la trata de personas que es un delito que en la magnífica ignorancia de las autoridades se equipara al comercio sexual. A través de investigaciones etnográficas realizadas en distintos países se ha iniciado el debate  de los efectos “colaterales” que ha tenido el combate contra el tráfico de mujeres en los derechos de mujeres migrantes y trabajadoras sexuales. Respecto a lo que ocurre en México, el Dr. René Leyva, del Instituto Nacional de Salud Pública, presentó una investigación en la frontera sur mexicana según la cual la criminalización de trabajadoras sexuales, bailarinas de teibol, incluso meseras, termina con su consignación, o si son migrantes, con su deportación, dejándolas en indefensión y peor de como las encontraron.

En México todas las formas de organización del trabajo sexual que van más allá de una persona trabajando en solitario son consideradas trata o “explotación” de la prostitución, lo que se traduce en una prohibición tácita de organización en pro de los y las trabajadores sexuales. Recordemos que este es un tema de salud pública y no va a desaparecer sólo con cerrar los ojos y prohibirlo.

En otros países se ha logrado organizar el comercio sexual de tal modo que es perfectamente lícito ofrecer servicios y procurarlos, se realiza una transacción en condiciones de seguridad para ambas partes y el estado se involucra para garantizar los temas de salud pública y recaudación de impuestos. No se trata de estar a favor o en contra, se trata de entender el fenómeno de la prostitución como parte de nuestra realidad y garantizar que su práctica no genere más víctimas.

Referencias

CUED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...