Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

Maniático: un grito de ayuda

Usted está en: Inicio > Blog > Maniático: un grito de ayuda
Número de visitas: 764
Maniático: un grito de ayuda

Una manía es considerada un trastorno de estados de ánimo que puede llevar a la exaltación de los sentidos y/o los niveles de energía de una persona. Proviene de la palabra griega μανία, que significa locura o frenesí. Comúnmente se asocia la manía con estados “bipolares de la personalidad”, lo que significa que una persona maniática experimenta periodos de “felicidad exacerbada” en determinado tiempo alternados por periodos de “angustiante depresión”.

Existen dos escuelas del pensamiento acerca de las causas de la manía. Por una parte se encuentra el aspecto biológico y por otra el social. En el primero se especula que la manía está asociada a la sobreproducción de serotonina en el lóbulo temporal del paciente; en este escenario el paciente sufre episodios de aumento en los niveles de dopamina, glutamina y norepinefrina, lo que genera alteraciones en el ciclo del sueño y sobreactividad en la amígdala.

El aspecto biológico de la manía, que aún no ha sido “definitivamente” comprobado, existen varias teorías y nueva y fascinante investigación se ha venido realizando en los últimos años, aunque aún no es conclusiva. La manía congénita, como se le ha llegado a llamar, tiene la cualidad de presentar dos estados sintomáticos opuestos, por un lado la hipomanía, un estado de exaltación leve, casi equilibrada en la que el sujeto presenta “episodios” de felicidad exacerbada y en el sentido opuesto del espectro la hipermanía o psicosis que puede manifestarse en comportamiento agresivo activo y/o pasivo.

El aspecto social de la manía tiene que ver con el “ambiente” en el que una persona crece y las experiencias a las que es sometido(a). Por ejemplo (desarrollo de “melomanía” o adicción a la música),

Federica estaba con Miguel en una relación de cierta formalidad a pesar de las edades de ambos, 17 y 23 años respectivamente. Miguel era el primer amor de Federica, aunque no al contrario. Su relación era bastante completa e involucraba relaciones íntimas entre ellos. La relación terminó meses más tarde cuando Miguel terminó con ella por motivos desconocidos y Federica cayó en depresión debido al rompimiento. Pasaba muchas horas en reclusión escuchando música, como su escape y consuelo, no sólo escuchaba música, la vivía, sabía todo de ella, los nombres de los artistas, las canciones, los fragmentos, cada minúsculo aspecto, en fin, todo. Llegó a un punto en el que manifestó síntomas físicos de “placer” debido a la música. Dos años más tarde Federica sólo habla de música, bandas, artistas, canciones, instrumentos, etc. no tiene ningún interés en ninguna persona y ostenta una colección “inmaculada” de más de 2000 discos, a menudo se involucra en relaciones “temporales” que ella misma considera sin futuro.

El comportamiento maniático puede también presentar una tendencia a la repetición de una “lista de objetivos” o actividades que hacer antes de cualquier otra actividad, lo que generalmente bordea con el comportamiento obsesivo compulsivo.

Ethos, pathos y logos

El Ethos es el conjunto de rasgos y modos de comportamiento que forman el carácter de una persona, en el particular caso de la manía, el ethos busca “legitimar” actitudes y acciones tendientes a la grandeza y racionalizar el aislamiento, fracaso y/o desaprobación.

El Pathos, la íntima emoción, lo que se siente se traduce en la manía como “pasión” o exageración de las emociones, lo que inhibe la habilidad del sujeto de tomar decisiones “lógicas”. Está pasión se puede ver aún más exacerbada cuando el sujeto consume sustancias estimulantes.

Logos se refiere a la argumentación o el discurso, también existe una referencia a la inteligencia, en este sentido la manía es irreflexiva, aunque emplea un discurso racionalizador que favorece la “lógica” de quien padece la manía, que a menudo minimiza su condición o la descarta como una característica de su personalidad.

Cultura pop

Es común escuchar a alguien afirmar “soy sumamente maniático”, comúnmente se refiere a la aversión a algo o a la obsesión por tener, ser o hacer algo. La gente maniática se ha asociado en la cultura popular como gente obsesionada con la limpieza, el orden, adictos al trabajo, etc. Lo cual se acepta como un desorden menor e inofensivo de la personalidad, en otros casos sólo se limita a ser considerado como una característica del carácter de una persona.

En los últimos años el término “bipolar” se ha insertado en nuestra cultura como un pretexto para ser un perfecto cretino. Niños, adolescentes y adultos afirman ser bipolares y usan este “padecimiento” como una excusa para ser caprichosos, irreverentes y/o despojarse de su responsabilidad.

Sintomatología

El sujeto que padece de manías, exhibe un sentimiento de grandeza inexplicable de origen casi onírico, se asume como “más que” cualquier otro y se ostenta sabedor de la verdad absoluta. Es común que se enfrasquen en soliloquios irreverentes e irreflexivos difíciles de interrumpir, aunque al mismo tiempo formulan aseveraciones imposibles que defienden como verdades. Son comúnmente extrovertidos y tienen poca o ninguna consideración de las consecuencias de lo que dicen o hacen.

Enfrentan problemas para mantener relaciones sociales y afectivas a largo plazo. Es común que en periodos de exaltación establezcan relaciones puramente sexuales o se involucren en actividades riesgosas, ya sea que pongan en peligro su vida, integridad física o patrimonio. Pueden experimentar episodios mixtos que pasan de la depresión a la exaltación, o viceversa, en instantes sin ningún motivo aparente.

El común denominador de la manía es la hipomanía, que guarda gran relación con episodios “esporádicos” de capricho. La hipomanía que permanece demasiado tiempo en descuido puede, con gran facilidad, convertirse en manía y adoptar cualquier forma.

La manía adopta la forma del “sujeto anfitrión”, es decir, actúa alrededor del carácter del paciente, generando estados “hiper” o exaltados sobre el carácter y personalidad del sujeto. Por ejemplo, si una persona tiene predisposición a molestarse, el factor “manía” hará que se moleste aún más rápido, por un menor motivo y explote mucho más de lo que generalmente lo haría. La manía puede generar estados alterados “hiper” en la sensibilidad, necesidad de cuidado, sexualidad, religiosidad, actividad en general, impulsividad, habilidad verbal, entre otras.

Existen distintas etapas de las manías y se especula que el aislamiento del paciente, a menudo, agrava la situación aumentando la incidencia de “episodios”. La falta de actividad y/o propósito también puede aumentar o disminuir la frecuencia de episodios, al mismo tiempo la falta de sueño o el exceso de horas de sueño también.

El trastorno bipolar evidencia la existencia de una manía completamente desarrollada, que periódicamente se manifestará en estados de ánimo alterados (“hiper”) en forma sumamente positiva y negativa.

In praxis

Es difícil diagnosticar un trastorno de la personalidad, se requiere de un experto certificado en la materia para realizar tal diagnóstico. El tratamiento para este desorden requiere de hospitalización y un régimen farmacológico. Una vez concluido el tratamiento el paciente deberá evitar ponerse en situaciones de riesgo como: dormir inadecuadamente (menos de 7 horas), evitar estimulantes y drogas y/o evitar someterse a ambientes de alto nivel de estrés.

Los episodios maniacos, probablemente, nunca puedan ser eliminados del todo, el paciente podrá vivir una vida completamente normal, siempre que este constantemente en vigilancia de su condición y no incurra en factores de riesgo. Padecer una manía no es una condición debilitante ni peligrosa, en sí misma, quizá el mayor riesgo es alienar a la gente alrededor del paciente y actuar de forma “descuidada” respecto de las decisiones tomadas, al considerar que nada tiene consecuencias.

Por Gerardo Eugenio Alvarado Hierro

soporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...