Universidad 100%
en Línea
Universidad Mexicana en Línea – CUED

"Estudia en línea y cambia tu vida"

¿Qué perdemos al hacerle las cosas tan fáciles a nuestros hijos?

Usted está en: Inicio > Blog > ¿Qué perdemos al hacerle las cosas tan fáciles a nuestros hijos?
Número de visitas: 843
¿Qué perdemos al hacerle las cosas tan fáciles a nuestros hijos?

Al nacer todos los niños son una promesa, el receptáculo de todos los afectos y todas las esperanzas de sus padres que, conscientes o no, los lanzan a un mundo lleno de retos y vicisitudes. Al introducirlos en la escuela los padres quieren ver a sus hijos triunfar, convertirse en personas útiles, con valores y sobre todo felices.

Por desgracia, la infraestructura educativa está sustentada sobre un modelo anacrónico que no garantiza que cada niño realice su potencial o cumpla la promesa con la que sus padres lo lanzaron al mundo, más bien se procura cambiar lo menos posible, seguir con la fórmula que ha dado resultado, cumplir con las mínimas expectativas y cruzar los dedos para que todo salga bien.

En la mayoría de los casos este paradigma funciona, la escuela tiene un grado de dificultad que ajusta a la mayoría, más no a todos. ¿Qué pasa cuando la escuela deja de ser un reto y se vuelve aburrida? En la mayoría de los casos, absolutamente nada, la chispa que caracteriza a 1 de cada 20 niños entre los 5 y 12 años no se alimenta y gradualmente acaba por extinguirse.

Existe una genuina necesidad de crear esquemas curriculares más amplios que nutran el intelecto de los chicos olvidados en el sistema y de elevar el nivel en general. Por desgracia mejores alumnos, mejores programas y mejores resultados están predicados en la existencia de mejores profesores, es menester involucrarse más en la educación de nuestros hijos y exigir que los profesores a cargo de nuestros niños sean personas preparadas, cultas, interesantes y sobre todo, seres humanos íntegros, el futuro de nuestros hijos está en sus manos.

Al exigirles poco, al caer en el abismo de la tarea sin sentido, la repetición sin reflexión y el desinterés, apagamos la llama de la creatividad y abrimos la puerta de par en par a la mediocridad y el conformismo, lo que perdemos al no retar a nuestros niños a dar lo mejor de sí es el futuro, el próximo Henry Ford, la próxima madame Curie… el cambio está en todos nosotros.

Y tú ¿Cómo incentivas la creatividad de tu hijo, hermano o sobrino? Comparte con nosotros tu opinión y comentarios.

CUED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...